19 de mayo de 2022

Noticia ranística (y un par de reflexiones):

Este es el resultado de mi último paper, recién salido del horno.

¡Se acaba la incertidumbre! ¡Sí hay ranas de pecho espinoso en Chiloé!
Desde que comencé a estudiar las especies de ranas chilenas y su distribución en el territorio, me pregunté por qué no habían ranas del género Alsodes en Chiloé. En la Isla están presentes Batrachyla antartandica, B. taeniata, B. leptopus, Eupsophus calcaratus, Eupsophus emiliopugini, Hylorina sylvatica, Pleurodema thaul, Rhinoderma darwinii, todas ellas también distribuidas en Chile continental, pero ¿Por qué no Alsodes (ranas de pecho espinoso)?

Mis búsquedas en literatura actualizada en la época de mis inicios, albores del año 2000, no arrojaron referencias acerca de la presencia de algún representante de estas ranas en la Isla. Sólo cuando me sumergí en trabajos antiguos, pude encontrar algo de información, confusa y en su mayoría mal documentada, al respecto. Grandes próceres de la Herpetología chilena, como José Miguel Cei, Roberto Donoso-Barros, Alberto Veloso, entregaron algunos datos acerca de la supuesta presencia de Alsodes, pero con inexactitudes (geográficas, identificación taxonómica, etc) que hacían dudar de su veracidad. Y con esa sensación me quedé por largos años. El consenso entre los herpetólogos chilenos era que en Chiloé no había Alsodes. Punto. Pero siempre quedé con esa espina clavada.

Muchos herpetólogos contemporáneos pasamos por la Isla, haciendo cientos de prospecciones, y nunca nadie vio un Alsodes...hasta ahora, gracias a unos niños entusiastas de la naturaleza y su padre.
Matías Gargiulo, Junto a sus hijos Martín y Bastián, suelen salir a recorrer en busca de anfibios y otras criaturas, sólo por el gusto de aprender y registrar. Y es así como un día se encontraron con una rana rara, pero que identificaron en su momento como Batrachyla leptopus (rana moteada)...y bueno, es que algo se parecían. Pero para asegurarse, subieron el registro a la plataforma de Ciencia Ciudadana iNaturalist Chile, al proyecto @anfibiosdechile. Y es allí donde partió lo que fue una investigación que dio como resultado el resolver ¡un enigma de décadas! Y eso es lo que les traigo hoy, la publicación científica con el hallazgo de una especie del Género Alsodes en Chiloé.

En principio, pensamos que podría tratarse de una nueva especie. Pero no, los análisis morfológicos y moleculares indicaron que se trataba de una especie conocida, pero distribuida mucho más arriba en el territorio, (Aquí spoiler del paper) Alsodes valdiviensis, especie clasificada “En Peligro” por el Reglamento de Clasificación de especies de Chile (RCE), cuya localidad tipo es la Cordillera Pelada, de la región de Los Ríos.
¿Decepcionados? ¡¡¡Para nada!!!. Hoy sabemos un poco más que ayer. Hoy sabemos o tenemos conciencia, más bien, de que en Chiloé hay un integrante más en su fauna, y eso es fabuloso. Ya no son 8 especies de anfibios, hoy Chiloé tiene conciencia de una novena especie en su lista, y además agrega un sexto género, Alsodes, a los ya conocidos. Esto demuestra el valor impresionante que tiene la Isla Grande de Chiloé en la biodiversidad de nuestro país y que, aunque parezca que es un territorio conocido o “archi recorrido”, aún hay sorpresas allí esperando por ser descubiertas. Esto último me lleva a unas reflexiones finales.

  • En el conocimiento científico nunca nada está escrito en piedra. Allí donde todos dan por zanjado un tema, la aparición de nueva evidencia nos puede tapar la boca. Así de simple, así de concreto.
  • Los tiempos de la Ciencia no son siempre los de la cultura de la “inmediatez” que se está cultivando hoy en día. En mi humilde experiencia, demoré ¡dos décadas! en responder mi pregunta acerca de la existencia de estas ranas, Alsodes, en Chiloé. Es claro, aumentar la velocidad en la adquisición de conocimiento puede ser fundamental a la hora de toma de decisiones o de implementar tal o cual estrategia al momento de abordar una problemática. Es por ello que la siguiente reflexión da una luz en relación a una arista que permitirá mejorar este diagnóstico.
  • Hoy en día lo que llamamos Ciencia Ciudadana cumple un rol cada vez más activo y está revolucionando la forma de adquirir conocimiento de nuestro entorno. Antes, científicos de la talla de Humboldt, Darwin, Wallace, Philippi, etc, viajaban con mucho tesón y esfuerzo por el mundo para poder catastrar y registrar lo que existe “allí afuera”. Luego, los naturalistas contemporáneos tomamos la posta, en muchos casos con más pasión y amor por conocer que recursos (sí, al menos en Chile los recursos son muy limitados para estudiar nuestro entorno natural) para seguir aportando al acervo de información que se ha ido guardando. No ha sido un proceso rápido, debido a las limitantes antes mencionadas. Éramos pocos “ojos” saliendo a descubrir, y sólo hasta donde los fondos (plata) lo permitían. Pero hoy eso está cambiando. Ahora existen herramientas que están permitiendo multiplicar la cantidad de “ojos” mirando su entorno y registrando hasta los confines más recónditos.

Una gran mayoría de personas en nuestro país, y el mundo, porta un Smartphone, con cámaras cada vez más sofisticadas y de calidad, y con posibilidad de bajar aplicaciones estupendas, que permiten colaborar en forma activa en la tarea que antes sólo unos pocos científicos llevaban a cabo. Se han hecho estudios estupendos a partir de información obtenida de redes sociales como Facebook o, como en el caso de esta publicación, iNaturalist, en donde la gente sube sus observaciones y registros, lugar en el cual además de aprender de aquellos que tienen formación en distintas áreas, también aportan al conocimiento científico. Así, lo que antes demoraba años de toma de datos, ahora puede recopilarse en una fracción de ese tiempo, acelerando el tan necesario entendimiento de nuestro entorno. Así, la ciencia ya no es privilegio de unos pocos, ahora la ciencia es literalmente “de todos”. Todos somos Humboldt, todos somos Darwin y Wallace, todos podemos ser unos Philippi ¿No es bello esto? Ahora tus vacaciones en aquella isla que sueles visitar, o en esa selva, o en el desierto…o simplemente la caminata en el humedal detrás de tu casa, pueden cobrar una dimensión más contundente y beneficiosa que sólo tu regocijo personal. Si quieres ¡hoy puedes ayudar a conocer el mundo! Tal como lo hicieron Matías, Martín y Bastián con la rana en Chiloé.

Si te animas, te invito a conocer iNaturalist (https://inaturalist.mma.gob.cl/) y aportar con tus observaciones y registros. Tenemos un proyecto de anfibios de Chile (https://www.inaturalist.org/projects/anfibios-de-chile), ¡pero también hay de otros organismos que puedan ser de tu interés!

Felipe Rabanal

P.D: Les dejo el link al paper, está en español. Saludos
https://herpetologia.fciencias.unam.mx/index.php/revista/article/view/408/255

Ingresado el 19 de mayo de 2022 <span class="translation_missing" title="translation missing: es.by">by</span> feliperabanal feliperabanal | 4 comentarios | Deja un comentario

Archivos